Estados Unidos, una nación que necesita inmigrantes

 In Actualidad, Inmigracion

Los economistas Sari Kerr y William Kerr demostraron que, el 27.1% de los empresarios son inmigrantes y el 37.1% de las nuevas empresas tienen al menos un fundador inmigrante.

¿Pero estas estadísticas que nos quieren decir?

Los altos niveles de inmigración son históricamente lo normal en Estados Unidos. Los niveles de inmigración registrados recientemente son casi los mismos que los de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Solo hay datos del porcentaje de la población estadounidense nacida en el extranjero desde 1850. Pero los datos sobre los recién llegados se remontan aún más allá de ese año.

Tal y como ha documentado el economista Lyman Stone, a principios del siglo XIX se registraron enormes entradas de inmigrantes alemanes e irlandeses que, en términos porcentuales, empequeñecen cualquier cosa que haya ocurrido desde entonces.

Estos inmigrantes, antepasados de decenas de millones de estadounidenses, construyeron Estados Unidos. Sin ellos, Estados Unidos sería ahora un país escasamente poblado como Australia, con una población de menos de 25 millones de habitantes.

El país probablemente no sería el hogar de las industrias tecnológicas que triunfan en todo el mundo. El poder industrial que permitió a Estados Unidos triunfar en la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría nunca habría existido, y la Unión Soviética habría dominado el mundo en la segunda mitad del siglo XX.

Eso fue entonces. ¿Y ahora? La gran razón de que Estados Unidos necesite que la inmigración siga llegando es la de combatir el envejecimiento de la población.

Como casi todos los demás países ricos, en Estados Unidos no nacen suficientes niños para cubrir la tasa de reposición. Se necesitan alrededor de 2.1 hijos por mujer para evitar que un país reduzca su número de habitantes, pero en Estados Unidos sólo nacen alrededor de 1.9 por mujer.

Sin la inmigración, Estados Unidos se parecería mucho más a Japón, una sociedad demográficamente en disminución y envejecida, con jóvenes atrapados bajo la carga económica de atender a los ancianos.

La Seguridad Social y Medicare resultarían increíblemente caros, ya que la carga impositiva para un número cada vez mayor de beneficiarios recaería en una base cada vez menor de contribuyentes jóvenes.

Los inmigrantes, a menudo recién llegados jóvenes y trabajadores que aportan a las prestaciones de los ancianos nacidos en el país, son los únicos que están salvando a Estados Unidos de ese destino.

Durante la década de los cincuenta, cuando la tasa de fertilidad era muy alta, los bajos niveles de inmigración no eran un problema. Pero ahora, con la generación del baby boom entrando en edad de jubilación y con el modesto aumento de la tasa de fertilidad registrado en los años noventa y principios del 2000 desvaneciéndose, la inmigración es la única opción para mantener la economía dinámica.

Pero esa no es la única razón por la que Estados Unidos necesita inmigrantes. Los recién llegados también inician muchos negocios, en una tasa por persona mucho mayor que los propios estadounidenses.

Tal y como demostraron los economistas Sari Kerr y William Kerr, el 27.1% de los empresarios son inmigrantes y el 37.1% de las nuevas empresas tienen al menos un fundador inmigrante.

¿Por qué se produce esto? Los estadounidenses nacidos en Estados Unidos a menudo tienen que hacerse cargo de las empresas familiares, lo que reduce las oportunidades de que comiencen otras nuevas.

Además, las personas que emigran a Estados Unidos tienden a adoptar riesgos, después de todo, trasladarse a un nuevo país es en sí un riesgo enorme. Eso significa que los empresarios inmigrantes son claves para combatir el menor dinamismo que ha afligido a la economía desde el cambio de siglo.

Fuente: http://gestion.pe/opinion/estados-unidos-nacion-inmigrantes-necesita-mas-inmigrantes-2183307

Recommended Posts
Contáctenos

Por favor ingrese los siguientes datos y muy pronto estaremos en contacto con usted.

Start typing and press Enter to search